|  
Français
  |  
ARCILLA EN DOMOS DE SUPERADOBE: LA ALIANZA QUE TE ABRAZA DE FORMA NATURAL
ARCILLA EN DOMOS DE SUPERADOBE: LA ALIANZA QUE TE ABRAZA DE FORMA NATURAL
05.03.2015
Volvemos a Arañuel (Castellón) para conocer cómo ha evolucionado uno de los proyectos más singulares en los que ha participado ecoclay. Un paraje incomparable, rodeado de montañas y enclavado en medio de un inmenso bosque, abraza a los siete domos de superadobe que integran la vivienda de Raquel Entero, recubiertos en su interior por morteros de arcilla ecoclay en acabados Sonora, Mahal, Toscana y a la masía rehabilitada que forman un conjunto único.

Aquel proyecto se llama Tasta, un bioespacio natural autosostenible enmarcado en la corriente de la permacultura, levantado siguiendo los criterios de la bioconstrucción y construido con geometría sagrada. De hecho, el diseño de los domos circulares de superadobe (sacos de tierra mezclados con cal y arena) representa la flor de la vida. “Una forma que consigue fusionar a las personas con la Tierra”, nos cuenta Raquel.

Los materiales naturales que dan tan singular forma al exterior tienen su continuidad en el interior de la vivienda con los morteros de arcilla ecoclay, uno de los materiales con mayor proyección en bioconstrucción y arquitectura ecológica. “La arcilla me aporta paz interna y contacto con la naturaleza. La sensación de aislamiento, de útero materno”, explica la fundadora de este bioespacio natural.

Los morteros de arcilla ecoclay del interior de los domos de superadobe siguen transmitiendo, tres años después de su aplicación, “una sensación envolvente, cálida y suave” que contribuye al confort. En palabras de Raquel: “Es como si estuvieses dentro de la propia naturaleza”.

La versatilidad de los revocos de arcilla de ecoclay permitió potenciar la singularidad de la arquitectura. Se optó por dejar la parte inferior de las paredes del domo lisas y en la zona superior se respetó la forma de los sacos para mayor lucimiento de la técnica. La forma de los domos, semilla de la flor de la vida, así como la distribución de interiores y exteriores es diseño de la propia Raquel Entero, que contó con el arquitecto Eduardo Canals para el desarrollo, a quien conoció a través de Domoterra.

Tasta es un bioespacio natural que por sus características geográficas y ambientales permite conectar con la naturaleza. Pero Tasta es, también, un sueño hecho realidad. El de Raquel Entero. Un sueño que, como la mayoría, costó de alcanzar. Os sugerimos que le echéis un vistazo al vídeo cuyo enalce tenéis al final. Siete minutos en los que Raquel desgrana todo el proyecto y en el que las imágenes hablan por sí mismas. <http://youtu.be/X6ixe3_qt5w>